¿Qué valoras cuando seleccionas nuevos empleados?

Cuando entrevistas a una persona para un cargo en finanzas por ejemplo, no entrevistarías candidatos que no posean conocimientos en el área, ya que sus credenciales son obviamente una necesidad en este caso. Esto sería lo que comúnmente llamamos habilidades o “competencias duras” para el puesto – puntos relevantes en un curriculum vitae. Pero hay otro aspecto a explorar en las nuevas contrataciones y que muchas veces no se suele indagar con suficiente profundidad: las habilidades o “competencias blandas”, es decir, los aspectos de la personalidad del candidato que afectarán su éxito en el desempeño de sus tareas, y que son igualmente e incluso más importantes a considerar.

Según The Wall Street Journal, de 900 ejecutivos encuestados, el 92% valoró las habilidades o “competencias blandas” igual o más importantes que las habilidades técnicas. Y no sólo las opiniones de los ejecutivos respaldan el valor de estas en el conocimiento de un candidato. El Dr. Steve Kaplan, profesor de emprendimiento y finanzas en la Universidad de Chicago Booth School of Business, encontró que rasgos como la agresividad, el seguimiento y la velocidad, son los mejores indicadores de éxito en el desempeño de ejecutivos de alto nivel o “C-suite”. Es por esta razón que comprobar estas habilidades o competencias blandas y añadirlas a lista de información a conseguir es sumamente valioso y su búsqueda es clave en el proceso de contratación. A continuación te compartimos 5 competencias blandas clave que te recomendamos tengas en cuenta cuando entrevistes candidatos para tu organización, independientemente de los conocimientos y experiencia que estés requiriendo:

  • ¿Tu nueva contratación refleja flexibilidad y entusiasmo? Cómo es su actitud hacia una nueva experiencia, cómo aprende y comprende la información nueva que recibe.
  • ¿Tu nueva contratación toma iniciativa y dirección? Cómo es responsabilidad personal, cómo prioriza las tareas, y cómo responde a las directrices que se le imparten y que debe impartir si el  caso  lo  requiere.
  • ¿La nueva  persona que contratas mantiene su ego bajo control? Se trata de distinguir entre las frases “yo” y “nosotros”. Cuantas menos declaraciones de “nosotros” asuma, menor será la probabilidad de que trabaje bien en equipo.
  • ¿Tu nuevo/a empleado/a demuestra curiosidad y un deseo de aprender? Si no está tratando de mejorarse a sí mismo, lo más probable es que no va a tratar de impactar en la mejora de la empresa tampoco.
  • ¿Tu nueva contratación entiende sus fortalezas y limitaciones? Entiende y se siente a gusto con los aspectos de si que puede mejorar, y qué aspectos debe mantener para demostrar un alto desempeño en su trabajo.

Esperamos que esta información te facilite tu función de contratar al talento más adecuado a tus necesidades organizativas y que puedas aprovechar también más efectivamente tu tiempo, dinero y recursos cuando evalúes candidatos para tus diferentes posiciones. En un segundo artículo te compartiremos cómo podrás de manera efectiva y objetiva, evaluar estas “competencias blandas” para conseguir información precisa y que te permita ahorrar tiempo, dinero y esfuerzos.

Deja un comentario