Una forma de ahorrar dinero, tiempo y esfuerzos en tus contrataciones

Como te compartimos en el anterior artículo, queremos recomendarte una manera de conseguir datos e información para conocer si el candidato posee las habilidades o competencias blandas necesarias para tener éxito en su trabajo.

Por excelencia, solemos apoyar nuestra toma de decisiones en la información que obtenemos a través de las entrevistas. Ciertamente en una entrevista cara a cara podemos observar el desenvolvimiento de la persona y sus reacciones a las preguntas que le hagamos; y aunque sabemos que contamos con la pericia como entrevistadores, la subjetividad que poseen nuestros sentidos puede entrar en juego y debemos validarla para así evitar dolores de cabeza futuros en la contratación.

Gracias al desarrollo de la tecnología, actualmente en nuestro rol como entrevistadores podemos apoyarnos en métodos de muy alta fiabilidad y que nos da en profundidad esta información que deseamos obtener de las competencias blandas de las personas. Nos referimos al uso de herramientas de assessment o de evaluación apalancadas en la tecnología y con base científica.

A diferencia de una entrevista cara a cara, este tipo de métodos permite por un lado detectar si el candidato está “embelleciendo” su historia o proporciona respuestas para hacer que se vea bien, por otro lado podemos obtener valiosa información de su persona que nos aporta a dicho proceso de entrevista, y es información más concreta y asociada directamente a lo que realmente se necesite valorar según la posición para la cual estamos evaluando a tales candidatos.

De esta forma nos aseguramos de obtener respuestas precisas y auto-reflexivas para respaldar y validar lo que observaremos en la entrevista acerca de sus habilidades o competencias blandas necesarias.

Nos detenemos un momento para señalar que la razón por la que es muy importante que este tipo de herramientas esté basada en estudios científicos, es para que podamos obtener información precisa y sobretodo consistente de los candidatos. Esto hará que la información nos permita “predecir” con mayor precisión, el futuro éxito que esta persona demuestre cuando esté trabajando en su puesto.

Una de las ventajas que nos brindan estas tecnologías apalancadas en soporte científico, es el ahorro de tiempo en los procesos de selección, ya que entrevistaremos a aquellos candidatos que realmente se acerquen a ese perfil de competencias blandas que estamos buscando, y por otro lado “iremos al grano” con las preguntas que debamos realizar en la entrevista para validar la presencia de dichas competencias.

De esta forma se aprovecha mejor el tiempo y los resultados posteriores serán más efectivos. Por ejemplo tendremos información para reducir la curva de aprendizaje en la adaptación de ese nuevo empleado, sabremos cuáles son las áreas fuertes y de mejora sobre las que su supervisor trabajará con la persona para ayudarla a ser más productiva, y hasta se puede detectar su potencial para ocupar futuras posiciones, lo cual te impacta positivamente en el establecimiento de planes de carrera donde confluyan las necesidades de la empresa y el desarrollo de esos empleados.

Al final las inversiones realizadas en usar tecnología para precisar en la selección las habilidades o competencias blandas, apoyan y hacen más efectivos el resto de los procesos de gestión humana, ya que se aprovecha esta información para trazar acciones de desarrollo a la medida de las necesidades reales.

Esperamos que este artículo te haya aportado información valiosa para reforzar tus procesos de contratación y así ahorrar dinero, tiempo y esfuerzos que te lleven a un mejor aprovechamiento de tus recursos.

Deja un comentario