¿Puedes construir un cerebro mejor del que tienes ahora?

Todos tenemos una mente que atiende ágilmente múltiples tareas a lo largo del día, sin embargo cuando llega el momento del descanso nuestra mente sigue como un hámster subido a la rueda. La vida diaria está demandando que pises el acelerador a fondo y lo haces, tu mente viaja a mayor velocidad cada vez, sin embargo pararla a veces falla. La disciplina de la meditación, fuera de todo contexto religioso, se postula como una de las mejores alternativas para lograr estados mayores de rendimiento pero también de tranquilidad y bienestar.

 

· La meditación comenzó a formar parte de los tratamientos alternativos en hospitales para diversos problemas clínicos, también se ha aplicado al deporte profesional o en el ejército, para superar estrés postraumático en los cuerpos militares que habían formad parte de algún conflicto bélico y  ahora ha dado el salto a las organizaciones.

 

 

El Dr. Rick Hanson (Neurpsicólogo de la U.C. Berkeley), autor del libro: “Cableando Felicidad”, postula que es posible crear un nuevo cerebro, el actual, preparado para centrarse en los aspectos negativos, y el que puedes crear, un cerebro que absorbe los aspectos que generan bienestar.

Afirma que si los circuitos neuronales se establecen y se fortalecen mediante hábitos, si estos son saludables aumentaremos los estados de bienestar. La estimulación de conexiones sinápticas existentes, así como la creación de otras nuevas y el incremento del riego sanguíneo en las áreas comprometidas en la actividad, son los mecanismos base para modificar la tendencia natural de nuestro cerebro.

La manera de construir un cerebro feliz según el Dr. Hanson consiste en practicar los siguientes principios:

1.- La repetición de pensamiento positivos no genera impacto en el sistema, el dar claridad al pensamiento permite ampliar el aspecto emocional y mejorarlo, el impacto emocional sí afecta al sistema y crea estructura neuronal.

2.- Practica: dedica 10 a 20 segundos para sentir las experiencias satisfactorias o gratificantes del día, dale tiempo para que la sensación y su memoria se instalen en el sistema. Siente lo que estás viviendo, en lugar de vivir a tope, habita la emoción positiva y sumérgete en ella.

3.- El descanso y el ejercicio físico son vitales en la promoción del bienestar de todo el sistema, sin embargo  la alerta y la búsqueda constante no son congruentes con los estados de satisfacción, suelta los “enganches mentales” del día.

4.- Evitar los segundos dardos. El dolor que se produce con emociones negativas no lo podemos evitar, es una reacción que escapa a nuestro control, sin embargo no exagerar el suceso y con ello la emoción, sí podemos regularlo. “echar leña al fuego” sobredimensionar lo ocurrido y añadirle palabras como es horroroso, insufrible, etc… en lugar de es un reto superar esta situación,  marcan una gran diferencia en nuestro cerebro.

5.- Internalizar las experiencias positivas. Practica el orgullo positivo que consiste en reconocer aquellas capacidades que posees, recursos que te ayudan a superar adversidades. Mantener este recuerdo es una forma saludable de vivir.

6.- Aprender de las experiencias negativas permite que desarrollemos nuestra RESILIENCIA. El desarrollo de esta competencia emocional  nos hace más fuertes para gestionar los retos de la vida diaria. Practica: piensa en algún aspecto de tu vida en el que quieras avanzar: familia, situación económica, relaciones sociales, laborales, salud, etc… ahora sobre ese aspecto que has elegido haz una lista, que quieres mantener y que quieres mejorar y una vez hayas terminado escribe con que recursos propios cuentas para llevarlo a cabo. Ya tienes plan de acción!!

7.- Activar e Instalar. Piensa en momentos de bienestar, mantente un tiempo recordando la escena, los colores, los sonidos, las sensaciones de cuerpo, la temperatura de ese momento. Ahora presta atención a lo que estás sintiendo. Mejor cierra tus ojos para aumentar la intensidad de la emoción. Ya estás creando un cerebro más feliz, hazlo a diario solo unos pocos minutos y generarás una nueva estructura.

Lo que hagas hoy y los hábitos que incorpores determinan el cerebro que tendrás en el futuro. Esta sin duda es una buena noticia.

Queremos ayudarte a instalar nuevos hábitos, puedes descargarte el siguiente AUDIO.

Deja un comentario