Probablemente uno de los mayores problemas que tenemos actualmente en nuestra sociedad sea el factor humano, es por ello que resulta importante trabajar sobre la Autoestima y las Relaciones Interpersonales, ya que, ambas determinan el comportamiento de las personas.

Uno de nuestros mayores retos a los que se enfrenta el individuo es conocerse a sí mismo y tener la capacidad de actuar con autodeterminación en todo lo que realiza, estas actitudes unidas a la capacidad de relacionarse honestamente con el resto de la sociedad generan en el individuo un incremento de la autoestima.

Pero ¿Qué es la autoestima?

La autoestima es como me siento acerca de mi autoconcepto. Y mi autoconcepto es cómo me percibo a mi mismo. Entonces, si la autoestima es el sentimiento que tengo acerca de mi autoconcepto, cuando lo que quiero ser encaja con la forma en que me veo, tengo un autoconcepto positivo que me hace sentir bien. La autoestima se desarrolla a lo largo de nuestra vida cuando aceptamos o rechazamos mensajes que recibo de mi entorno, asi cómo de las experiencias de lo que puedo y no puedo hacer, lo que soy y lo que no. Me comparo con otros, o con la idea del tipo de persona que quiero ser, o con lo que otros definen como ideal. En ocasiones no estoy consciente de algunas partes de mi autoconcepto, elijo hacerlas inconscientes porque me molestan, o simplemente no quiero enfrentarme a ellas.

En la medida en que me siento como “mi yo ideal” y en la medida en que me alejo del ser que quiero evitar, tengo autoestima positiva. Por tanto cuanto más lejos estoy de cumplir con “mi yo ideal”, más me decepciono de mi mismo, más me enfado conmigo mismo y mi autoestima baja.

Además la autoestima es una necesidad muy importante para el ser humano; es básica y efectúa una contribución esencial al proceso de la vida; es indispensable para el desarrollo normal y sano, tiene valor de supervivencia.

El no tener una autoestima impide nuestro crecimiento psicológico, cuando se posee actúa como el sistema inmunológico de la conciencia, dándole resistencia, fortaleza y capacidad de regeneración. Cuando es baja, disminuye nuestra resistencia frente a las adversidades de la vida.

Autodeterminación, Elección, Responsabilidad

Antes de continuar con la autoestima quiero introducir un concepto más, la autodeterminación, también conocida como elección, o más comúnmente usada como responsabilidad.

“Yo determino mi propia vida y puedo elegir hacer los cambios que desee en mi mismo, mis relaciones y mi situación actual”

Si creo que soy incapaz de hacer algo, inmediatamente estaré truncando cualquier intento de transcender las limitaciones que me auto impongo.

¿Por qué siento estas caídas en mi autoestima? y sobre todo ¿cómo puedo evitarlas?

Para responder a estas preguntas tengo que considerar el concepto de “Autodeterminación” que acabamos de ver. Si acepto que elijo todo en mi vida, que soy responsable de lo que me ocurre, también debo asumir que elijo mis sentimientos y comportamientos porque, aunque pareciera que no funcionan me traen beneficios. Es decir, elijo tener baja autoestima porque gano algo con ello.

Si no me siento bien conmigo mismo probablemente los cumplidos y el apoyo que tengo de mi entorno me gusten pero no dura mucho su efecto. Probablemente piense que hacen esos cumplidos porque no me conocen, no conocen mis defectos, mis pensamientos, mis sentimientos y las cosas que he hecho. Es más si los conocieran, probablemente no harían esos cumplidos. Si voy más allá encuentro esos cumplidos incluso amenazantes, ¿y si los decepciono?, probablemente dejarán de quererme, por esto es mejor no sentirme bien con sus cumplidos. Y tiene más beneficios no agradarme, pareceré modesto ante los demás, con esto seguro que ellos no esperan mucho de mí, mejor parecer inseguro, y podríamos seguir argumentando…

¿Qué hacer para iniciar el cambio?

Vive conscientemente.

La conciencia es como la suprema manifestación de la vida, cuando más elevada sea la forma de conciencia, más avanzada será la forma de vida. La consciencia es la capacidad de ser consiente el entorno de alguna manera, a algún nivel y de orientar la acción de la consciencia.

La consciencia como de facultad, el atributo de ser capaz de ser consiente. A la forma de conciencia típicamente humana, con su capacidad de formación de conceptos y de pensamiento abstracto le damos el nombre de mente.

¿Cómo vivir conscientemente?

Mantén tu mente activa en vez de pasiva. No permitas que nadie tome decisiones por ti.

Promueve una inteligencia que goza de su propio ejercicio. Aprende.

Estar en el momento sin detener el contexto más amplio. Haz lo que estás haciendo mientras lo estás haciendo.

Salir al encuentro de los hechos importantes en vez de rehuirlos. Mantén siempre tus necesidades, valores, deseos, metas y acciones.

Acéptate a ti mismo.

La autoestima es imposible sin la aceptación de si mismo, es algo que experimentamos, es algo que hacemos.

Aceptarse a si mismo es estar de mi lado, una aceptación básica de si mismo es enfrentarse a lo que más necesita encontrar sin derrumbarse en el odio a si mismo sin rechazar el valor de su persona o abandonar la voluntad de vivir. Supone nuestra disposición de experimentar que pensamos, que sentimos, que deseamos, nuestro cuerpo, nuestras emociones, pensamientos, actos y sueños. Conlleva la idea de compasión, de ser amigo de si mismo.

Responsabilízate de ti mismo.

Controla tu vida. La responsabilidad de uno mismo es esencial para la autoestima, y es también un reflejo o manifestación de la autoestima.

Respétate a ti mismo.

Respeta tus deseos y valores, busca su forma de expresión adecuada en la realidad, no significa abrirse paso para ser el primero pisar a los demás; no significa afirmar mis propios derechos siendo ciego o indiferente a los de todos los demás.

Vive con un propósito.

No vivas a merced del azar, mantén una actitud hacia la vida proactiva, es utiliza tus facultades para conseguir tus metas, las que has elegido, son esas metas las que te motivarán.

Mantente Integro.

Consiste en la integración de los ideales, convicciones, normas creencias y la conducta, si tu conducta es congruente con tus valores declarados, cuando concuerdan tus ideales y la practica, tendrás integridad.

Autoestima y Cambio

Hoy estamos viviendo de forma permanente procesos de cambio y transformación. Para afrontar estos procesos con éxito, es necesario poder ver los retos como oportunidades más que como amenazas. La autoestima juega un importante papel a la hora de facilitar una perspectiva positiva o negativa de la situación.

En la medida en que creemos en nosotros mismos, ponemos más energía positiva y perseverancia ante los retos y desafíos del entorno. Ello suele llevar a obtener éxito en mayor medida, lo cual refuerza de nuevo nuestra autoestima, cerrándose así un círculo positivo de autoestima y energía para afrontar los cambios.

Lo contrario ocurre con una autoestima negativa, que promueve un círculo negativo de éxito y tolerancia a la incertidumbre, al cambio.

Deja un comentario