Estrategias para atracción de talento

La parte más difícil del ciclo del empleo es atracción de talento a nuestra organización, no es de extrañar que también sea la más problemática en muchas organizaciones. Hay distintas maneras de seleccionar  de manera efectiva y por tanto, de contratar con menos estrés e incomodidad procurando una experiencia satisfactoria para el futuro candidato y un mayor engagement desde el inicio del proceso. Estas son algunas estrategias para atraer talento de forma efectiva:

  • Prepararse de antemano es imprescindible. Tener preguntas escritas con anticipación ayudará a moverse de manera rápida y eficiente en el momento de la entrevista,  obtener la información que necesitamos y a evitar preguntas innecesarias o vagas. Una forma interesante de obtener información sobre la persona es a través de sus interacciones en internet y en las RRSS.
  • Elegir a los entrevistadores correctos es fundamental. Incluso las organizaciones pequeñas deben tener más de un entrevistador, porque las opiniones múltiples sobre un candidato son mejores que una. Y, por supuesto, estas personas deben ser imparciales, tener buenas habilidades, conocimientos sobre el puesto a cubrir y sin duda, buen juicio.
  • Utilizar instrumentos y técnicas de evaluación de candidatos, por ejemplo pruebas de personalidad y de detección de talento. Esto facilitará mucho la obtención de información objetiva sobre la persona. 
  • ¿Cómo obtendrás información práctica? ¿Qué tipo de información necesitas? Un factor importante a considerar es qué función tendrá la persona en la empresa y qué rasgos de personalidad y competencias son necesarios para ese puesto, así como los conocimientos técnicos.
  • Vender la empresa, conversar sobre nuestra marca y la cultura son elementos cruciales para el employer branding de la organización. Esto incluye beneficios sociales (compensación, horarios flexibles), beneficios emocionales (factores motivadores, cultura), compromiso social, y todas aquellas razones que hacen creer que su empresa vale la pena.

Una buena estrategia de selección implica saber qué preguntas hacer y qué preguntas evitar. También conocer las distintas situaciones que debemos hacer vivir a la persona para observar sus reacciones y su comportamiento. Es fundamental usar metodologías fiables, esto asegura la consistencia y calidad de la información obtenida. También nos asegura que exista mayor compatibilidad entre el candidato, la organización y el puesto a desempeñar.  



 

 

Deja un comentario