Las organizaciones que se enfocan en el bienestar de las personas incrementan su productividad

 

Como cultura organizacional se entiende al conjunto de creencias, hábitos, valores, actitudes y tradiciones existentes entre los grupos de personas en todas las organizaciones.

 

En nuestra experiencia muchas empresas tienen establecida su cultura organizacional en documentos, en ocasiones esta no suele corresponderse con el comportamiento de las personas.

 

Las empresas cuya alta Dirección persiste en conocer y facilitar que las personas se sientan bien, ayudan al logro de metas y a una mejora individual. Estas organizaciones trabajan con planes de acción orientados a que las personas trabajen bien juntas, reduzcan el estrés y aumenten el bienestar.

 

¿Es posible atender a las necesidades de los colaboradores y mantener el rendimiento cada vez más exigente?

 

Es una realidad que todos hoy en día atendemos innumerables asuntos en nuestras vidas y esto nos genera preocupación, donde se conjugan variedad de factores como la situación económica, los hijos, la pareja, las actividades del hogar que terminan sumando poco a poco una piedra al saquito del estrés.

 

Y, la guinda del pastel, el trabajo que representa para muchos una de las presiones más fuertes en sus vidas, lo que hace que el llegar al lugar de trabajo y pasar ocho o más horas trabajando sea un suplicio y que derive en estrés, convirtiéndose entonces en un verdadero riesgo para su salud física y emocional pero también para la productividad

 

¿Cómo hacer frente al reto de sentirnos bien y garantizar los resultados?

 

1.- Ayudar a las personas, equipos y organizaciones a hacerse más conscientes de su comportamiento permite mejorar la productividad y aumentar el bienestar.

 

Las organizaciones necesitan una mejora continua en todos los ámbitos de la compañía, nos encontramos entonces ante el gran reto y la gran responsabilidad que conlleva el ser líder en una organización. El ver al colaborador como un número ya no es sostenible con la realidad que vivimos, es necesario ampliar nuestra visión y observar que el “capital emocional”, tal como sucedió con el “capital intelectual” en su momento, representa ya uno de los activos más importantes para las organizaciones.

 

Para construir una cultura productiva y saludable se hace necesario trabajar en tres niveles; persona, relaciones y organización

 

Cultura Productiva y Saludable

 

Con estos tres niveles podemos entender el comportamiento individual, el de un equipo o una organización y predecir su productividad y su nivel de estrés.

Para aumentar los niveles de consciencia en los equipos de trabajo El Elemento Humano utiliza elementos de medición basados en la teoría F.I.R.O.

 

2.- Reducir los comportamientos defensivos.

 

Se entiende por comportamiento defensivo aquellos comportamientos reactivos y protectores para evitar la acción, culpa o cambio.

 

Por tanto, disminuir, incluso eliminar las distorsiones significa evitar que las personas saboteen sus esfuerzos, dañen las relaciones y destruyan la motivación.

 

Algunas ventajas de una cultura saludable

  • Integración y aceptación de la diversidad
  • Liderazgo saludable
  • Desarrollo personal
  • Compromiso

 

Realmente es emocionante sentirse bien en el trabajo y lograr que un equipo se apoye, además de ser un motor, es un multiplicador de beneficios y satisfacciones.

 

Sólo las organizaciones que consigan incrementar los niveles de responsabilidad y compromiso entre sus miembros destacarán sobre su competencia de manera exponencial. Y solo aquellas personas que se hacen responsables de sus vidas y se comprometen consigo mismas aumentando su ingenio podrán sobrevivir en los trabajos del futuro que están por crear.

Deja un comentario